Contacto:

Si te gusta lo que ves y piensas 'Yo quiero algo así!', cuéntame en india.iniciando@gmail.com Haremos de ese diálogo tu dibujo personal.

jueves, 23 de abril de 2015

Del Arte que revolotea. Viajero Alado, Galería. Un libro sobre otros vuelos.

Actualmente dedicado a la Galería de Arte 'El Viajero Alado', que aterrizó en Puerto Real desde Sevilla, hoy hablaban de su trayectoria como actor en la presentación de un libro que la recoge. Bruto Pomeroy, el protagonismo de un secundario.

Lugar, El Arriate, en el Pto. de Santa María (lo reconocí en cuanto pisé por su caminito de baldosaspiedramediaslunas, un precioso restaurante que vino a memoria de haber disfrutado de cena y compañeros de un curso años atrás, saludos a todos los que nos preparamos para gestionar la formación ese verano, Esther, monitora, ... abrazos)

Hoy, de sus paredes en el salón de comida, además de las medusas y los lienzos de peces (pescados), colgaban fotos de algunas de las participaciones de Bruto Pomeroy en cine y televisión.

Escucharle es recibir lecciones de una persona con mucha trayectoria vital, aunque hoy se presentara el libro de su trayectoria a lo largo de diferentes personajes. 

Poco más puedo aportar, que las fotografías, el agradecimiento, la recomendación de seguir la página web de la Galería que gestiona junto con su pareja (actualmente ella expone en la Iglesia San José, centro cultural de Puerto Real, Bárbara Shunyí, hasta el 3 de mayo), el agradecimiento por dar a conocer (al menos a esta ignorante de ello) el ShortyWeek, festival de corto en el Puerto.












(De toda escucha y de toda visión...)




martes, 21 de abril de 2015

Ellos.

Posiblemente, de las frases más bonitas que escuché.

'Lo que más me ha gustado ha sido hacerla'

Cuando crezca, igual dejan de emocionarme las palabras. O la espontaneidad de los críos. O la sabiduría de los abuelos. O la sabiduría de los críos. O la espontaneidad de los abuelos. O dejo de ponerle palabras a los momentos que emocionan.

'Lo que más me ha gustado ha sido hacerla' salió de los labios de un niño cargado de ojos en su cara. Un niño que ha pasado tardes en casa, junto a otro amigo y los dos chiquitajus. Se han pintado cada uno una camiseta, desde el inicio hasta el final, SU camiseta. Creación de logos personales, juego de iniciales y aficiones, estudiarse en grafismo. Hemos escuchado música juntos. Hemos merendado mucho chocolate juntos. Hemos compartido anécdotas juntos.

Así, el 'Lo que más me ha gustado ha sido hacerla', que es el proceso, el 'cómo' llegaron a SU camiseta, siendo sus manos las principales y su compañía el regalo, de las frases más bonitas que escuché.

Callo. 
Sus manos en su proceso.
Lindo presente el suyo. Gran futuro en esas manos y el resto de.













miércoles, 15 de abril de 2015

un delante y un detrás

El delante:
Camiseta a partir de un texto.

Trabajar el dibujo como collage, retazos de imágenes elegidas para hacer el todo.



El detrás:

Sumar un deseo de él, con el arreglo de una mancha que no hay manera de que se quite (no sé con qué se habrá manchado la sudadera, pero nada... pintar para cubrir!)

Infamous es un personaje de videojuego que le mola a uno de los chiquitajus. Uno de sus dibujos representa un Ave Fénix (me lo ha explicado él, yo sólo aprendo). Me dice que es graffitero, así que, sean unas gotas de pintura en la manga las que tapen la mancha que no se iba, a modo de historia de pintada callejera.




viernes, 3 de abril de 2015

Un intento de hacer(te) sonreír.

19 de Marzo, 16:45h, marquesina de autobús en avenida, llueve. 
Es una hora de poco movimiento de personas. He ido en un voy y vuelvo, objetivo concreto, tiempo justo. 
San José, día del padre. Casi festivo. 
Posiblemente, yo, que no uso paraguas y cargo con una caja de cartón que no oculta por fuera que dentro contiene una guitarra, a priori, no sea el elemento más invisible de los que ocupamos parte de la acera. A priori nada más, porque si contara de cuánto se llenaban mis ojos en percepciones en los 40 minutos de espera (perdí el anterior, lo vi marchar y no corrí. Concedí a mis zancadas, pasos es de poca longitud para la largura de lo que hago, el máximo de sí y al resto del cuerpo, el 'nopasanada, habrá otro y es bonito ver llover') al blog le saldría camisa de fuerza. 
Llegan dos cuerpecines delgados y jóvenes bajo un mismo paraguas. Paraguas un poco inclinado que no deja ver de mitad del tronco para arriba. 
Llegan dos cuerpecines delgados y jóvenes bajo un mismo paraguas. Paraguas que cierran al protegerse bajo el techo transparente de la marquesina. 
Llegan dos cuerpecines delgados y jóvenes que, al descubrirse por entero, pasan a ser dos cuerpecines delgados y jóvenes exactamente iguales. Dos chicas preciosas, de caritas dulces que visten exactamente igual. Se mueven igual. Se sientan a la vez. 
Las miro pensando, obligándome a pensar, que son dos. 
No hace falta mucho esfuerzo en el obligarme. Un detalle se me hace salvavidas. Descubre mi ojo un lunar. Son dos. 
Un lunar en la parte alta y un poco lateral de la nariz de una de ellas, las hace ser dos. 


Están colocadas detrás de mí. Yo de pie. Ellas sentadas. Siento un poco el malestar de 'no me gusta dar la espalda, educación recibida, me hago estorbo si les doy la espalda'. Al notarlo y moverme, aunque me mojo más, no es ni la educación ni el agua lo que me inquieta. Algo en ellas, caritas dulces y cuerpecines jóvenes, me genera inquietud. Siguen moviéndose sincronizadas.







Llega el bus. Fila india. Turno de subida. 
Cuando estoy dentro, en el primer escalón, miro hacia atrás para invitar a guarecerse a mi lado a quien le tocara estar detrás de mí. Son ellas. No se ponen en fila india. Van juntas. En paralelo. Pegados los cuerpos desde los hombros. Cabeza agachada. Inquietud creciente. 
Pago mi ticket. 
Camino por el pasillo estrecho del autobús. Caja de cartón con guitarra dentro. Bolso maxi en bandolera. Mojada. Normalmente hubiera seguido hasta los asientos traseros, siempre desocupados, buscando ser 'la de más atrás'. Pero me quedé justo donde tenía una persona que estaría sentada detrás, dejando pasar muchas butacas libres. 
Ventanilla. Miro por ella en la espera que prosigue mientras suben los demás pasajeros. Regreso la mirada al lugar dentro. Las veo, ahora no les quedó más remedio que separar su plano paralelo, pero siguen moviéndose de esa manera sincronizada que, ahora vocalizo, les da cierto aire siseante. Dejan pasar asientos libres, como había hecho yo misma antes, y eligen sentarse, con sus movimientos siseantes sincronizados, en los asientos que hay a mi lado. Nos separan una butaca y el pasillo. Inquietud creciente. Miro por la ventanilla. Veo el reflejo de la persona que está sentada detrás mía. Esta vez no 'ser la de más atrás'. 
Un pensamiento en la inquietud. Un recuerdo. Un nombre. El Resplandor. Pienso. Quizás, de las películas que más miedo me dan. 

Entre el 2 y el 3 de Abril, dedicar por fin un ratito a reflejar ese momento. 

 

*Sé que dije que realizaría cambios en el blog para que, este tipo de paranoias tengan un bloque diferenciado. Llegará, llegará. 
De mientras, si no las dibujo y plasmo en historia, me estalla el coco. Las gemelas vestidas de color camel con movimientos siseantes sincronizados a mi espalda y a mi lado, y hoy, en papel.
Espero que este exorcismo consiga provocaros, al menos, una sonrisa.